29 oct. 2010

Morir en agua.



Amaré deshaciéndome a mi misma en agua, en hilos de agua
Hasta temblar
Me derramaré y flotaré entre peces río abajo
Mirando a las constelaciones coincidir
Sobre la memoria y su fondo empedrado
No bajaré nunca los pies

Sembraré orquídeas donde antes habitaban rocas
El cofre enmohecido de mis manos estallará en aroma
Barreré las espinas cactáceas de los llanos
Mi alma se perfumará con alas suaves de mariposa
Mojaré las páginas inútiles de antaño
Disolviendo finalmente su tinta de sombra

Trazaré mi vuelo de humo
Entre las luces delgadas de la aurora
Cada balcón será una algarabía
Un andar poético cruzado por aves azules
Compartiré el cristal líquido de mi sueño en cada gota
Seré sorda al susurro inevitable del por qué
Las palabras ajenas caerán como flechas antes de que las oiga

Confiaré en el paso quieto del mar
Inhalaré con ansias el pétalo más tierno de las rosas
Crecerán corales salvajes
En las cuevas silenciosas de mi espíritu
Y mi corazón se volverá un caracol
Que por las noches cantará su música de ola

1 comentario: